2012 y los Hopis; mensajeros del tiempo

88

Hopi o Hopitu-shinumu significa “gente pacífica”, ésta tribu norteamericana hoy conocida mundialmente por sus famosas profecías afectadas al fin de los tiempos, se la ha relacionado con un conocimiento o educación extraterrestre, según las leyendas de su origen y la famosa profecía tallada en piedra que determinaría el fin del mundo, si el hombre no se pone en paz con la naturaleza.

Este pueblo nativo y originario posee artesanos expertos y habilidades agrícolas poco comunes, destacando  su conexión con la tierra, los cultivos y cosechas, destacando por los rendimientos que obtienen, para lograr alimentos como el maíz a partir de las arenas del desierto, por lo cual incrementa aun mas sus misteriosos orígenes, al ser poseedores de tecnologías agrícolas poco comunes.

El arte representa una forma de vida para los Hopi, a través del cual expresan sus visiones, creencias y sueños, además de mantener sus raíces originarias, en las cuales incorporan sus simbología volcada en una gran variedad de cestas resplandecientes y bellas, tejidos y cerámica.

Pero una forma del arte Hopi es la que estimula la imaginación de los estudiosos del fenómeno Ovni o de los antiguos astronautas, ya que éstos nativos confeccionan en su arte, muñecos a los que llaman “kachinas”, los cuales asemejan a verdaderos astronautas, si se los observa detenidamente.

La Madre Tierra para los Hopi representa el símbolo “Maze”, un símbolo común entre muchas tribus americanas nativas, representando una madre con su niño, que en un sentido más amplio, se traduce en la conexión de la madre tierra, con nosotros como sus hijos.

Este simbolismo es tan fuerte que nos damos cuenta inmediatamente de la importancia y el respeto que infundía e infunde, la tierra para estas tribus originarias y que hoy tras las condiciones deplorables por las cuales atraviesa nuestro mundo, infligidas por el hombre moderno y su tecnologías, nutren las predicciones Hopi para estos tiempos, sobre la falta de comprensión sobre la importancia de tierra como nuestra madre, que traerá consigo “el fin de los tiempos” inexorablemente, si no se produce un cambio radical en la humanidad.

Imagen: Bp

Te puede interesar

Escribe un comentario