Adivinar con bola de cristal, parte I

La Bola de Cristal es uno de los oráculos más antiguos de la historia y de las Artes Adivinatorias, que nace tras la observación de las aguas de los ríos.

Su interpretación es mucho más fácil de lo que puede parecer a simple vista, ya que sólo es preciso relajarnos y zambullirnos en su interior, con la mente abierta y el espíritu relajado.

Para leer la bola de cristal necesitaremos mucha paciencia y voluntad, al principio pensaremos que lo que tenemos frente a nosotros es un simple cristal de forma esférica, en el que, por mucho mirar, no veremos nada. Para poder interpretarla con claridad debes seguir algunos pasos fundamentales:

º Se necesita hacer una pregunta lo más concreta posible y hacerla de forma clara y pausada.

º Se debe relajar la mente y ver en ella una imagen relacionada con lo que hemos preguntado.

º Después de unos segundos, debemos trasladar la imagen de nuestra mente al centro de la bola, repitiendo la pregunta.

Si estamos bien relajados y concentrados comenzaremos a ver distintas imágenes, que se presentan como una mancha  y luego van tomando forma. Cada forma, signo o símbolo que puedes ver tiene distintos significados, utiliza el que más se ajuste a la pregunta que le has hecho a la bola.

Con el tiempo, a medida que nos acostumbremos a desenfocar la mirada, al tiempo que nuestros ojos se centran en el interior de la bola, comenzarán a surgir símbolos. En las primeras prácticas de observación veremos puntos negros, manchas de formas extrañas, rayas o incluso nubes, vamos por buen camino.

Con un poco más de tiempo lograremos ver símbolos o quizá imágenes mucho más definidas. Cuando ello sea así, estaremos en condiciones de comenzar a preguntar.

A continuación  comenzaremos a brindarte una lista, en orden alfabético, del significado de los símbolos y signos  que puedes visualizar en la bola de cristal:

Abanico: Este elemento augura un sinfín de sorpresas agradables, especialmente relacionadas con las mujeres y en cualquier aspecto de la vida.

Abeja: En relación al trabajo presagia una etapa de suerte, dedicación y esfuerzo, con dificultades que rápidamente se superan.

Aceite: Si el mismo se encuentra dentro de algún recipiente, anuncia prosperidad; pero si en cambio está derramado puede ser indicio de sufrir una pérdida irreparable.

Te puede interesar

Escribe un comentario