Ágata

 

Para poder comprender debidamente la importancia de las piedras preciosas debemos conocer de qué hablamos cuando nos referimos a los  talismanes.

Se considera un talismán a toda pieza de piedra o metal a la que se le adjudica un poder. Luego de realizarle la debida consagración a la pieza, la misma comienza a considerarse talismán con virtudes extraordinarias.

Un talismán no puede ser consagrado por una persona que no posea la adecuada iniciación en las ciencias ocultas.

Cada talismán debe ser realizado un día específico de la semana y el espíritu de la persona que realiza la consagración debe estar completamente entregado a estas prácticas.

Toda  piedra preciosa posee una energía y un poder en especial y al ser consagradas debidamente como talismanes esta energía fluye concediendo sus vibraciones positivas.

 Compartiremos con ustedes los encantos y las vibraciones mágicas del Ágata.

Las Ágatas se caracterizan por una peculiaridad y es que siendo su color predominante el verde, se las puede encontrar en todas las tonalidades,  desde el azul al amarillo y cada una de ellas con un significado especial, particularmente para los diferentes decanatos de cada signo del zodíaco.

El Ágata de color azul posee una fuerte influencia para los nacidos en el tercer decanato del signo de Virgo,  entre los días  12 y  22 de septiembre.

En su variedad verde amarillento ejerce una  gran influencia para los nacidos durante el segundo decanato de Acuario, del 1 hasta el 10 del mes de febrero.

El Agata es muy poderosa en todos sus colores, tanto es así que si se le graba una imagen, por ejemplo un árbol frutal, las mismas protegen lo que se le ha grabado, los antiguos realizaban este ritual para proteger las cosechas.

El poder de las Agatas verdes se orienta a beneficiar  a aquellas personas que se relacionan con el campo. Esto se explica por sus vetas y su tonalidad verdosa que le da aspecto de “musgo”. También se la considera una piedra  favorable para protegerse de las tormentas eléctricas, de la epilepsia, del mal de ojo y de las picaduras de víbora o escorpión.

Esta piedra preciosa, también en su variedad verde,  influye con energía positiva sobre el sistema circulatorio del cuerpo humano.

Finalmente, y a modo de conclusión, podemos afirmar que los dones que posee el Ágata son especiales y otorgan protección al individuo o las actividades a las que se busque cuidar, siempre que haya sido consagrada correctamente.

Te puede interesar

Escribe un comentario