Animales totémicos: el Alce

Los animales totémicos son los espíritus o fuerzas de cada animal que nos protege y nos guía durante la vida. Este animal puede cambiar en cada etapa de nuestra vida, ya que su función es enseñarnos algo propio de su naturaleza.

Una vez que hayamos aprendido eso que el animal nos podía enseñar es probable cambiemos de animal totémico o que este se repliegue y le deje lugar a otro animal pero continúe protegiéndonos o dándonos sus características.

Uno de los animales más característicos de la mitología americana es el Alce, que es el que representa el poder, la fuerza, la persistencia y el compañerismo.

El Alce es majestuoso, ágil y tiene buenos reflejos, como animal totémico enseña a mantenernos seguros de nuestras capacidades, a no darnos por vencidos con facilidad por más grande que sea el desafío.

Su figura y su forma de vivir nos recuerda prestar atención a los cambios de nuestro entorno y a estar listos para responder a las necesidades de quienes nos rodean. Los Alces suelen vivir en comunidades siempre del mismo sexo que se encuentran con el sexo opuesto durante la época de apareamiento por lo que las personas que tiene al Alce como animal totémico tienen que prestar atención a las necesidades de nuestros pares dentro de la comunidad pero sin dejar de ocuparnos del sexo opuesto.

El Alce es el animal que siempre está para ayudar cuando se lo necesita, por lo que si es tu guía te enseñará el camino por el cual transitar y no te abandonará aún cuando hayas aprendido la lección que vino a enseñarte.

Las personas que tienen al Alce como espíritu totémico suelen compartir algunas características del animal como parte de su personalidad pero no deben dejar de aprender.

Para sentirse cerca del Alce puedes usar un talismán con su figura, puedes conseguir alguna artesanía hecha con sus cuernos, siempre y cuando te asegures de que el animal no ha sufrido por perder sus cuernos, o puedes tenerlo en una imagen cerca de tu cama o como fondo de pantalla en el ordenador.

Te puede interesar

Escribe un comentario