Animales Totémicos: el Conejo

Cuando necesitamos guía espiritual podemos acudir a los animales, que para los antiguos nativos americanos, son los seres que la naturaleza ha enviado.

En cada etapa de la vida son uno o varios animales diferentes los que nos sirven de maestros y que se nos presentan en diversas situaciones para que nos demos cuenta de que están presentes y tratando de que captemos su mensaje. Cada uno de estos animales se agrupa en forma de tótem para no olvidar su mensaje y tenerlos siempre como protectores.

El Conejo, por ejemplo, es un que se asocia con el miedo, con la dulzura y con la fertilidad. Cuando se presenta en nuestra vida nos quiere mostrar que debemos estar más alertas y que a veces es mejor tomar distancia, no para huir sino para interpretar mejor el entorno en el que vivimos.

También puede mostrarnos la necesidad de ser más agradables con nuestra sociedad, a movernos con más naturalidad y a observar para anticiparnos.

El conejo tiene rápidos reflejos y confía en su instinto, esta es otra de las enseñanzas que nos puede dar este como nuestro animal totémico.

El miedo que representa el conejo, nos recuerda que sirve para vencer los obstáculos, para sobrevivir y para ser cautelosos. La dulzura del conejo enseña a ser fieles a nuestros pares y a mantenerse seguros para cuidar de los otros y la fertilidad, nos recuerda la necesidad de estar cerca de la familia y de pensar seriamente sobre si es tiempo o no para tener descendencia.

Un talismán de conejo se relaciona con la buena fortuna por esa capacidad para salir airosos de cualquier situación, pero si es nuestro animal totémico, nos protegerá y nos enseñará a vivir siguiendo el instinto, la intuición y la rapidez.

Te puede interesar

Escribe un comentario