Anton Mesmer, magnetismo animal e hipnosis

mesmer

El período magnético en la historia de la parapsicología y lo paranormal nace, según la división histórica de Charles Richet, con el magnetismo animal de Mesmer. Mesmer fue uno de los precedentes de la hipnosis en 1778 y también influyó mucho en el trabajo de otras personalidades de lo paranormal, como las hermanas Fox.

Ya había autores anteriores a Mesmer que hablaban de las posibilidades de curar heridas e influir en el cuerpo de las personas a distancia. Un libro de 1639 mencionaba las propiedades curativas del “polvo simpático”, un polvo que permitía introducir las virtudes y buenos deseos en las heridas de las personas para ayudar a sanar más rápido el cuerpo físico.

El poder de la mente

Mesmer anunció mediante sus experimentos y sanaciones una técnica curativa basada en el pase magnético, un fluido capaz de comunicar las mentes y ejercer un influjo que denominó: magnetismo animal.

Este poder curativo, que se llamo magnetismo animal para diferenciarse de otros magnetismos como el mineral, el cósmico y el planetario. El poder del magnetismo animal permitía combinar las propiedades del influjo para que el sanador ayudara al paciente a mejorar su estado de salud. Posteriormente la parapsicología y los poderes paranormales de hipnosis pasarían a tener otros usos, como la liberación de traumas del pasado y una forma de bloquear las diferentes barreras que el subconsciente nos va creando para no liberar nuestra verdadera identidad.

Te puede interesar

Escribe un comentario