Astronomía Inca, la base de sus vidas

88

El imperio Inca represento una poderosa organización social, que increíblemente desapareció un siglo antes de la conquista española del Nuevo Mundo, siendo el responsable un líder militar llamado Pachacuti Inca Yupanqui, al querer unificar América del Sur bajo un solo gobierno, tras la desaparición de la anterior Huari y las culturas Tiwanaku.

El nuevo imperio centró la política y religión en la ciudad de Cuzco, sobre la cordillera de los Andes, abarcando más de 375.000 kilómetros cuadrados, con una sociedad era muy organizada, regida por leyes estrictas y con la demarcación de las clases bien definidas.

La astronomía jugó un papel clave en esta antigua cultura civilizada, ya de ella dependía el sustento a través de la importancia de la agricultura, colocando a la ciudad del Cuzco en un plan radial que imitaba al cielo y señalaba determinados acontecimientos astronómicos en el horizonte. Como el Antiguo Egipto y la India, se trataba de una cultura basada en el horizonte.

Los acontecimientos más importantes para el Inca involucraban ciertos levantamientos y la configuración del Sol, la Luna y las estrellas, así por ejemplo cuando las Pléyades se levantaban, se marcaba el inicio del año Inca. Las Pléyades eran llamadas los siete cabritos por las siete estrellas más brillantes del cúmulo, sin embargo los incas eran capaces de ver 13 estrellas, debido a la clara atmósfera en la altitud de Cuzco.

La astronomía era ampliamente utilizada para fines agrícolas y los Incas construyeron cuidadosamente los pilares orientados en las colinas con vistas a Cuzco, así cuando el sol salía o se colocaba entre los pilares, éste era el momento de plantar en una altura específica.

Toda una serie de pilares se empleaban para este fin, en distintos puntos del valle, para saber exactamente cuando era el momento de plantar en las distintas terrazas de cultivo escalonado en las laderas de las montañas, llegando a realizar sacrificios humanos a Inti (el Sol), para pedirle un aumento incremento de las cosechas.

Los Incas construyeron observatorios donde capturarían a los primeros y últimos rayos del sol a través de una serie de ventanas especialmente dispuestas y su observatorio jefe se llamaba el Coricancha o "caja de oro", por que efectivamente estaba completamente cubierta de oro.

Un disco solar de oro era colocado frente al sol naciente, al igual que en distintos lugares del Nuevo Mundo, oro que fue saqueado por los invasores del viejo mundo.

Imagen: flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario