Balancear el chakra

Todos sabemos que los seres vivos emiten diferentes energías y que estas pueden manifestarse de diferente forma e incluso modificar las energías de los otros.

Las personas tenemos una energía muy poderosa, que algunas culturas milenarias han llamado Chakra, que en el idioma de la perfección, el sánscrito, significa círculo y se utilizan para centrar las 7 energías humanas o las 7 glándulas endócrinas con las que están asociados.

De cualquier forma, el conocimiento del chakra permite conocer las energías y saber cómo se relacionan con el entorno y cómo influyen en el ánimo cotidiano.

La energía del chakra puede o no compartirse a voluntad, es lo que en el campo de la psicología se conoce como proyección o barreras psicológicas. Sucede cuando nuestra energía es reprimida espontáneamente ante determinada situación o persona.

También cuando el cuerpo sufre alguna dolencia, el chakra se manifiesta, muchas veces antes que la ciencia determine la situación, desbalanceando las otras energías y provocando diferentes malestares o cambios de ánimo.

Para mejorar nuestra situación si alguno de los chakras está desbalanceado, hay diferentes técnicas que tienen que ver con el nivel de espiritualidad y control de la energía que posea cada persona.

La forma más sencilla para balancear el chakra, incluso si recién se está comenzando con el conocimiento de las energías, es utilizando la música. La clave es prestar atención a los sonidos, la música debe ser en estéreo para que el sonido viaje a través del cuerpo, como se puede apreciar en este video.

También se pueden hacer diferentes ejercicios físicos, relacionados con el yoga que implican además la emisión de algún sonido vibrante que ayuda a movilizar los chakras.

Primer chakra: comprende las glándulas suprarrenales, la columna, los órganos sexuales, las piernas, pies y el intestino grueso se debe emitir un sonido similar a “jum” mientras se realizan ejercicios en cuclillas, con los brazos estirados y abdominales de pie.

Segundo chakra: para los ovarios, testículos, región lumbar, cadera, riñones y vejiga; sonido “vam” con movimientos de cadera y sentadillas.

Tercer chakra: comprende el intestino delgado, estómago, hígado y páncreas; sonido “ram” con movimientos de leñador y posición cobra acostado boca abajo con los brazos estirados al costado del cuerpo.

Cuarto chakra: glándula timo, pulmones, corazón, aparato respiratorio, brazos y manos. Sonido “lam” ejercicios de respiración abriendo el pecho al inhalar llevando los brazos hacia afuera y cerrando al exhalar.

Quinto chakra: tiroides, cuello, cuerdas vocales, hombros, amígdalas. Ejercicios: movimientos del cuello, postura del tigre.
Sexto chakra, pineal, ojos nariz, parte inferior del cerebro. Sonido “Om” masajes en el tercer ojo, postura de reiki con las manos sobre los ojos.

Séptimo chakra: pituitaria, cerebro superior y sistema nervioso central. Sonido “M” ejercicios de meditación.

Te puede interesar

Categorías

Chakras

Escribe un comentario