Cameron Macaulay, cuando las vidas pasadas entristecen

cameron-macaulay

Cameron Macaulay es otra de las pruebas estudiadas por científicos acerca de las vidas pasadas. Como cualquier niño promedio a los 6 años, Cameron disfrutaba dibujando, pero lo que más dibujaba perturbaba a sus padres. El dibujo era de una casa blanca de una sola planta y ubicada en una bahía.

Cuando su madre le preguntó que era esa casa, la respuesta de Cameron le produjo un escalofrío. La casa era su antigua morada, donde él vivía con su antigua madre, en una región situada en la isla escocesa de Barra. Estaba a más de 260 kilómetros de su residencia actual y Cameron estaba convencido de que tenía una vida pasada y mostraba preocupación por su antigua familia, seguramente estarían tristes por su ausencia.

Las aventuras de la infancia

Una vez pasado el susto inicial, la madre de Cameron recordó que el niño siempre solía hablar de aventuras infantiles vividas en aquella isla. Desde el momento en que hizo ese dibujo empezaron a aflorar otros dibujos. Cameron podía describir a su antigua familia, sus hermanos y hermanas, incluso contó cómo había fallecido su antiguo padre.

Las respuestas

Cuando un grupo de investigadores escucharon el caso de Cameron Maculay decidieron llevarlo a su antigua casa en Barra. El niño estaba muy feliz y fue con sus padres actuales, mientras llegaban iba recordando los lugares de su antigua vida, pero al llegar a la casa todo fue más triste.

Pese a que su padre anterior, según Cameron, se llamaba Shane Robertson, el miembro actual de la familia que residía en aquella casa no tenía recuerdos de él. Mirando fotos familiares Cameron reconoció un automóvil negro y un cachorro, pero no a su antigua familia.

Sin embargo la visita a la casa de Barra sirvió para que Cameron recuperara la tranquilidad. A partir de ese momento tuvo una infancia más tranquila, recuperó el buen comportamiento en clase y pudo seguir viviendo su nueva vida sin arrepentimientos.

Te puede interesar

Escribe un comentario