Capnomancia: la adivinación a través del humo

humo

Ponerse a investigar sobre las diferentes artes adivinatorias consigue que te encuentres con métodos cuanto menos sorprendentes. No son nuevos ni nada por estilo, ni tampoco son difíciles de encontrar textos sobre cómo llevarlos a cabo. Lo que sorprende es el hecho de cómo han ido evolucionando a lo largo de la historia. Es la acción en sí, todo lo que rodea a esa arte de adivinación lo que te hace mirar arriba a la derecha para imaginarte como sería al poder verlo.

Sabemos de la adivinación por todo tipo de medios. Uno de esos tipos de adivinación que me han llamado la atención es la ‘Capnomancia’: la adivinación por medio del humo. Se habla de diferentes tipos de capnomancia. Una de ellas se llevaba a cabo echando sobre unos carbones encendidos unos granos de adormidera o de jazmín, y luego observar el humo que se producía. El mero hecho del ritual en sí se me hace romántico. No sé a vosotros.

Otro tipo de capnomancia, la más conocida, ya no tiene ese aire “romántico” recién mentado un poco más arriba. Esta forma consistía en examinar el humo que producían los sacrificios. Si el humo que se levantaba del altar era claro, ligero y ascendía en línea recta, era considerado “de buen agüero”.

Más información – La adivinación y videncia
Fuente – Wikipedia
Foto – Neeerd

Te puede interesar

Escribe un comentario