Chamanes y magia (Parte II)

Magia blanca para evitar los “gualichos”.

Para evitar accidentes en los viajes: tomar una calabaza pequeña, ahuecarla practicándole una abertura y conservando el trozo extraído para volver a taparla, colocar dentro de la misma siete piedras negras, pelo de llama o vicuña o lana de oveja y un puñado de tierra seca o arena, tapar la calabaza y enterrarla.

Para volverse invisible al mal: preparar un amuleto que tenga un diente de un animal salvaje, una pluma de cualquier ave voladora y una piedra pequeña del lugar más alto al que podamos acceder. Guardar todo en una bolsa de cuero y llevarla con nosotros a aquellos lugares donde sentimos una alta energía negativa que nos afecta o donde tememos pueda ocurrirnos un infortunio.

Para atrapar los deseos de espíritus malignos: llenar con agua un recipiente con tapa, preferentemente de barro cocido o cerámica, introducir siete semillas de zapallo, colocar el recipiente al sereno una noche de luna llena, sin tapar. A la mañana siguiente tapar el recipiente y sellar la tapa con cera de abejas.

Los siguientes conjuros se realizan en una infusión muy utilizada desde el sur de Brasil hasta Tierra del Fuego llamada “mate”, se obtiene de una hierba llamada “yerba mate” que se bebe en una calabaza ahuecada y con una “bombilla” especie de pajilla que sirve para sorber, elemento originariamente realizado en caña y que hoy se fabrica en metal pero, se puede realizar en cualquier infusión y luego colarla para beberla en una taza común.

Para alejar a alguien molesto: poner un grano de sal gruesa, realizar la infusión y antes de ofrecerla a la persona molesta decir la siguiente oración: “Que Dios te ampare y de mí te separe”.

Para fortalecer el amor: machacar un pétalo de rosa roja, mezclarlo con una cucharada de miel, preparar la infusión y decir la siguiente oración: “Que suba a tu corazón el agua que te he dado para que quedes perdidamente enamorado

Para que la suegra no siga interponiéndose: colocar en la infusión una hojita de menta o hierbabuena y decir la siguiente oración: “Pica, pica la menta, pica, pica tu lengua, el agua la aplacará y lejos te llevará

Te puede interesar

Escribe un comentario