Cómo desintoxicarnos emocionalmente


Nuestra vida diaria y el entorno al cual formamos parte, o sea la sociedad a la cual pertenecemos, nos agobia de tal manera,  que vivimos intoxicados emocionalmente, lo que vivimos en lugar de ser una experiencia gratificante, que nos haga mejores seres humanos y nos conduzca a la libertad, por el contrario se ha convertido en una lucha por subsistir en  la jungla de la sociedad y se ha convertido en una guerra,  para que sobreviva  el más fuerte.

Es así que  nos vemos en estos momentos en iguales o en peores condiciones,  tal como se encontraban nuestros primitivos antepasados,  frente a las fuerzas de la naturaleza, a la búsqueda de alimento y a su supervivencia.

Parece que no hemos aprendido todavía la lección  a pesar de todos los avances tecnológicos y de las  comodidades que hacen parte de nuestra vida.

La búsqueda para sentirnos bien con nosotros mismos, con las personas que nos rodean y con la sociedad de la cual formamos parte es el comienzo de una desintoxicación emocional. Sin embargo esta investigación deberá hacerse en forma permanente y con los días veremos resultados positivos,  e incluso  en algunos momentos podemos darnos cuenta de su resultado inmediato.

Hay varias maneras para  desintoxicarnos emocionalmente, primero que todo debemos expresar nuestras  emociones  ya sea de miedo, rabia, dolor, tristeza etc. Con la expresión de  nuestros sentimientos se inicia un cambio en nuestra naturaleza. Reprimir un sentimiento nos amilana y nos encadena hasta formar una prisión de la que cada vez es más difícil salir. Sin embargo al momento de decidir expresar nuestro sentir,  debemos tener en cuenta de que su expresión, no afecte a otros. Debemos ser respetuosos  y considerados con los que nos rodean y con nuestro entorno.

Podemos utilizar esa emoción que nos intoxica, en actividades físicas por ejemplo haciendo deporte o por el contrario utilizar esa negatividad en algo asertivo, es decir convertirla en acción positiva, transformando el dolor en ayuda a los demás, o el miedo en coraje.

Te puede interesar

Escribe un comentario