The Dead Files: Plan B Restaurant (New Jersey)

 

Dead Files

Amy en el sótano del restaurante

Amy y Steve (The DeadFiles) han acudido a una nueva llamada de socorro. El restaurante ‘Plan B’, en Asbury Park (New Jersey), lleva dos años funcionando. Jeffrey, su propietario, comentaba acerca de los problemas que él y el resto de trabajadores del restaurante tienen a la hora de bajar al sótano o de, simplemente, quedarse solos durante la noche. Jeffrey hablaba de voces que decían su nombre, escuchándolas a su espalda. Los camareros sentían que eran agarrados por una mano invisible cada vez que bajaban al sótano. Todos coincidían en que este tipo de sucesos eran diarios y a cualquier hora.

Llegaba el turno de Amy. Como siempre acompañada de su ayudante y la cámara, Amy entró al restaurante diciendo que había una cantidad de odio que era casi imposible de controlar. Sentía a un hombre, uno que odiaba a las mujeres. Habló de fuertes dolores en la cabeza, sobre todo por la parte de la mandíbula. Pero Amy fue un poco más allá afirmando que no solo sentía la energía de ese hombre lleno de ira. Allí había algo más. Algo a lo que la iglesia católica llama “demonio”. Algo capaz de controlar las emociones de los que allí se encuentren, que se alimenta de sus miedos y no deja de crecer y hacerse  cada vez más fuerte. Amy se puso en contacto con un amigo para que hiciera un boceto de la cara de esa persona a la que ella sentía. Una persona que, por cierto, no estaba muerta. Lo que Amy sentía era una energía residual provocada por un momento traumático.

Steve comenzó su investigación. En los primeros quince minutos revisando archivos encontró lo que buscaba: un asesinato que se había producido en el mismo lugar en el que ahora estaba el restaurante. Antes era una tienda de antigüedades. El propietario era un señor mayor, homosexual, y bastante conocido. Este señor dio trabajo y comida a un ‘sin techo’. Era un chico joven, apuesto… y heterosexual. El dueño de la tienda de antigüedades se permitía ciertas licencias con este chico. Una de esas veces, pasó detrás del chico y le agarró el culo. El chico tenía un martillo en la mano y con él le golpeó hasta doce veces en la cabeza. Lo mató en el acto. Este chico fue entrevistado por Steve en la cárcel en la que se encontraba cumpliendo una pena de 30 años. Una vez conocidos los hechos que perturbaban a diario al equipo del restaurante, Amy quiso enseñarles a todo a realizar limpiezas de energías en el restaurante. Desde entonces hacen una todas las semanas. No han vuelto a tener problemas en el sótano.

Te puede interesar

Escribe un comentario