Dioses egipcios y la cultura de la muerte

dioses-egipcios

Los egipcios fueron una cultura politeísta o sea que creían en muchos dioses y diosas diferentes para casi todo lo que se pueda imaginar, pero fuero “Ra” (dios sol) y “Osiris”, (dios del mundo subterráneo), los considerados como dioses vivientes, que originaron todo lo que aconteció en la Tierra.

El faraón era la pieza central de las prácticas religiosas y se creía que era un descendiente directo de los dioses en los cielos, uno en particular fue Akenatón, que realmente tenia una semejanza muy notable con los grabados de los dioses, ya que su cabeza era muy alargada y su cuerpo también tenía una forma extraña.

Este personaje alimenta la teoría de los extraterrestres en la tierra, aunque la ciencia considera que padecía de una enfermedad deformante, sin embargo lo que asombra es que de haber estado enfermo, el resultado final le dio una forma muy similar a los dioses y esto es lo que llama poderosamente la atención.

Los textos egipcios cuentan historias de “mestizos” o sea el producto del cruce de razas entre dioses hombres, personajes que se muestran en las paredes en varias estructuras egipcias, donde aparecen dibujos de cuerpos humanos, con cabezas de los diferentes animales, que también abren la imaginación de los estudiosos, quienes creen en la posibilidad de experimentos genéticos llevados a cabo hace miles de años, un enigma más que no se descarta.

La cultura egipcia demostró un interés especial en el más allá o la vida después de la muerte, creyendo que tenían que pasar por una serie de pruebas en el “Inframundo” donde habita Osiris, antes de llegar a la meta final o la otra vida, donde la paz y la luz les brindaría la eterna felicidad.

Así generaron toda una cultura sobre la muerte, cuyos registros llegan a nuestros días en el conocido “Libro de los Muertos”, un verdadero tratado de la vida después de la muerte.

Foto: pasukaru76  flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario