Dioses mayas o maestros del espacio

Grabado maya

Los antiguos mayas tenían un complejo panteón de deidades que adoraban y a los que ofrecían sacrificios humanos, ya que sus gobernantes creían que eran descendientes de los dioses y su sangre era el sacrificio perfecto, ya sea a través de su sangre personal o por el sacrificio de cautivos con sangre real.

La visión maya del universo se divide en varios niveles, por encima y por debajo de la tierra, situados dentro de los cuatro puntos cardinales: norte, sur, este y oeste. Para ésta cultura después de la muerte, el alma podía ir al inframundo, (Xibalbá) un lugar de miedo donde los dioses siniestros engañaban a sus visitantes desafortunados.

Al igual que con todos los mitos sobre dioses y diosas mayas, existe una conexión con seres de otros reinos, que vinieron a la Tierra para sembrar el planeta, creencias reflejadas para muchos en la historia del “Popol Vuh”, libro sagrado que describe como los dioses que vinieron, crearon al hombre a su imagen y semejanza.

Según cuenta su historia cuando por primera vez se creo al hombre era tan perfecto que nada escapaba a su gran visión, peor los dioses se dieron cuenta que habían creado a un competidor tan sabio como ellos, por lo cual destruyeron su primera creación y volvieron a empezar, recreando al hombre actual.

El hombre moderno vive vidas más cortas y no es tan inteligente, condiciones necesarias para que solo sirviera a los dioses. Dentro de la cultura maya abundan las leyendas que se relacionan con la conexión divina corporizada proveniente del espacio exterior. Continuará.

Foto: flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario