Druidas, fiestas y rituales misticos

Cruz Celta

Cuatro eran las fiestas Celtas más importantes para esta cultura, el Samhain que festejaba el ciclo estacional, las otras tres eran; Lugnasad celebra la luz en su cenit el, Beltana  conocida como festival del fuego y por último el Imbolc, considerado festival clave que cerraba el circulo del  calendario pagano.

Los rituales celtas representaban acontecimientos espectaculares y a menudo implicaba la construcción de inmensos incendios en cerros sagrados, donde podrían estar cerca de los dioses. Erigían piedras y columnas de madera en el suelo del ritual con patrones preestablecidos.

Los rituales consistían en actos salvajes, danzas sagradas, canciones y cantos místicos, así como también realizaban ofrendas que consistían en sacrificios de animales. Los celtas tempranos practicaban el sacrificio humano, para que los dioses fertilizaran las tierras, pero con el paso del tiempo esta tradición fue reemplazada por las actuaciones de los hechizos mágicos y la predicación de los sacerdotes druidas.

La religión celta era estrictamente oral y tenia como fin preservar los textos sagrados y las enseñanzas de memoria, los Druidas viajaban mucho con el fin de conservar el sentido de unidad entre las tribus, teniendo como misión mantener vivo el aprendizaje y la moralidad.

Los celtas tenían un gran respeto por la tierra, teniendo a los elementos naturales y las zonas consideradas sagradas, así por ejemplo el roble era el árbol más venerado, por que consideraban que era el elegido de los dioses, ya que los rayos aparentemente los eligen en mayor medida que a otros arboles.

El muérdago que crece en sus ramas era recogido durante los servicios, como una planta sagrada a la que se le atribuían propiedades mágicas, tales como la capacidad de ahuyentar las energías negativas, entre las que se comprendía la enfermedad.

Foto: Cindy Funk – flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario