Dueños de nuestra suerte

La buena energía en todas las actividades que realizamos son fundamentales para su culminación con éxito. Muchas personas creen que tienen días con suerte o días en donde no les sale una, pero en realidad lo que la mayoría no saben es que la suerte no existe, por el contrario es la misma persona la que se encarga de construir la bonanza o las desgracias en su cotidianidad.

Cuando nos despertamos, encontramos el traje que queremos limpio, el agua de la ducha está en la temperatura perfecta, no tenemos problemas con el tráfico y además nuestro jefe nos felicita por el trabajo que después de meses logramos concretar, y como si fuera poco nos encontramos con un viejo amor, con el cual queríamos volver a tener contacto pero habíamos perdido el rastro, pero esto ¿es suerte?

La respuesta es no, somos dueños de nuestra suerte, de nuestro destino, y somos nosotros quienes construimos nuestras hazañas,  y si cree que le vamos a dar una fórmula de especias y piedras preciosas conformadas en pócimas, pues está equivocado, es en la alegría que le regalamos a la vida en donde encontramos el éxito, siendo la única fórmula secreta, encontrar una sonrisa desde el momento en el que abrimos los ojos, hasta cuando terminamos nuestro día y nos entregamos al mundo desconocido de los sueños.

Una de las cosas más maravillosas que podemos entender, es que somos nosotros mismos quienes construimos la realidad que nos rodea, casi como cuando leemos un libro solo que  en este caso somos nosotros los escritores del mismo, pudiendo diagramar el camino hacia nuestros sueños, los cuales por más que nos cueste y a veces parezca imposible, solo hace falta empeño y fortaleza, ya que todo se cumple.

Te puede interesar

Escribe un comentario