El amigo del sótano: una cara dentro de un orbe

A Haunting

John estaba revisando las grabaciones de audio que había realizado Bob. Estaban ya los tres en el salón cuando comenzaron a revisar las fotografías. Dorothy ya se había acostado. Mary, John y Bob procuraban hablar lo más bajo posible para no despertar a Dorothy. Pasaban las fotos muy lentamente, fijándose en cada detalle. Una de las fotos alertó a Mary. Era una foto de la habitación de Dorothy. En ella aparecía un orbe grande junto a su cama.

Bob no era del tipo de investigador paranormal que le diese mucha importancia a los orbes. Sabía que muchas veces sólo eran partículas de polvo o restos de humedad en el ambiente. Pero este orbe tenía algo extraño. Bob comenzó a aumentar el zoom de la fotografía, cada vez más, cada vez más, ya casi ocupaba toda la pantalla del ordenador. Entonces lo vio claro. Era la cara del espíritu del sótano, su amigo del sótano. De nuevo un montón de recuerdos volvían a su cabeza como si fuesen disparados.

Dorothy se despertó sobresaltada. Alguien intentaba empujarla de su cama. Se quedó sentada, sin moverse, mirando a todos lados. No había nadie que no fuese ella en su habitación y su hijo con sus compañeros en el salón. Pero la sensación de incomodidad apenas le dejaba moverse. Había alguien más en esa habitación. De repente la cama empezó a agitarse, levantando las patas del suelo y golpeándolo con fuerza. Dorothy lanzó un grito desgarrador llamando a su hijo.

Te puede interesar

Escribe un comentario