El arte de adivinar con monedas, parte I

¿Quién no ha tirado alguna vez una moneda al aire para tomar una decisión a base de cara o cruz? Pero la mística de este arte adivinatoria no termina con este simple acto que responde por una dualidad, también se pueden arrojar varias monedas o utilizar sistemas que sirven para interpretar el mensaje oculto que guardan las monedas en su energía.

Las monedas a usar deben ser monedas especiales para este propósito y guardadas en un recipiente para no usarlas más que para este propósito. Da igual el color o valor que tengan, pero si son monedas extranjeras o antiguas mucho mejor ya que nos inspiran y
llaman la atención.

Primero hay que limpiar las monedas elegidas de todas las vibraciones. Existen muchísimos uno de los más elegidos y rápido es poner las monedas bajo el grifo de agua abierto durante 5 minutos y luego exponerlas a la luz de la luna durante 3 días.

Para iniciar el ritual de las preguntas a las monedas tienes que prepararte relajándote y dejando la mente en blanco, elige un momento en que nadie te pueda molestar o desconcentrar y permanecer en una habitación tranquila. La habitación debe ser preparada por lo menos con una superficie dura y plana para apoyar la tabla de consulta.

Es muy importante tener la pregunta clara. Muchas veces la consulta solo falla porque no hemos formulado la pregunta en forma correcta.

Existen diferentes formas de consultar a la energía de las monedas:

Consulta con una moneda a cara o cruz: Es muy fácil de hacer, la cara tradicionalmente significa Sí, positivo, activo, masculino, el yang y la cruz significa No, negativo, pasivo, femenino el ying. Se puede hacer varias tiradas consecutivas para agudizar las consultas y obtener más detalles.

Consulta con 2 monedas: arrojando 2 monedas a la vez podemos obtener una respuesta más definida, por ejemplo: si obtienes dos caras es muy favorable o un claro sí. Una cara y una cruz resulta indiferente o que debemos hacer otra pregunta y dos cruces es muy desfavorable o un claro no.

Consulta con 3 monedas:
Tres caras es muy favorable pero puede haber cierta inestabilidad, sorpresas y cambios. Si se ha hecho una pregunta que requiere un sí o no, la respuesta es “sí”. Dos caras, también es favorable, significa suerte y fortuna y un “Sí” determinante. Una cara
es desfavorable, fracasos e inconvenientes. Un claro “no”. Ninguna cara es muy desfavorable pero la mala suerte no durará mucho. La respuesta sería un “no” pero con la posibilidad que haya cambios inesperados.

Te puede interesar

Escribe un comentario