El ave Fénix

El ave Fénix o también llamada Phoenix, es un ave fantástica que se desprende de la mitología griega. Se la describe como un ave del tamaño de un águila, de plumaje que va del rojo fuego, al amarillo oro y un color naranja encendido. Esta ave es muy famosa ya que cada 500 años se consume por el fuego y renace de sus cenizas. Se dice que alguna vez existió y vivió en el Oriente Medio, India y Egipto.

Cuenta la leyenda del ave Fénix, que esta hermosa enigmática ave, es nombrada es distintas religiones y doctrinas, tomada como referencia del “más allá” o de la vida eterna, ya que el Fénix muere y revive desde su mínima expresión.

En el Antiguo Egipto a esta ave se le llamaba  Bennu, y se le asociaba al río Nilo y sus crecidas, a la purificación y a la inmortalidad. Según esta versión el Fénix o Bennu, era un ave mágica dotada de poderes, sus lágrimas podían ser curativas.

Para el historiador griego Heródoto, esta ave era sagrada, viajaba cada 500 años a Egipto, y aparecía en la ciudad de Heliópolis, con el cuerpo muerto de su padre, el que llevaba a las Puertas del Templo del sol, para que muriera en este lugar.

Otra versión de esta leyenda es la cristiana, es esta versión el ave Fénix vivía en el Paraíso, justo en un rosal, cuando Adán y Eva fueron desterrados, la espada del ángel que los echó prendió un chispa en el nido del Fénix, haciendo que se quemara el nido y el ave, pero por ser el único animal que no probó la fruta prohibida, se le concedieron muchos dones y poderes, entre los cuales incluían la inmortalidad y el poder de resurgir de sus propias cenizas.

Te puede interesar

Escribe un comentario