El Chullachaqui

El Chullachaqui es un ser que se desprende de la mitología popular peruana, su nombre es la conjunción de dos vocablos quechuas, “chulla” que significa desigual o disparejo y el vocablo “chaqui” que significa pies. Su nombre obviamente se debe a su apariencia física, en la cual es evidente que tiene los pies desiguales, pero más que eso se dice que esta criatura tiene pata de cabra, a veces las dos y unos casos solo una.

Su apariencia es confusa, ya que se dice que este puede tomar las formas que quiera, y suele tomar la forma de alguien conocido, para poder atraer a su víctima a las oscuras profundidades de la selva. El Chullachaqui se encuentra en la selva peruana, se dice que es el guardián de la misma, vive deambulando por la misma y como dijimos toma la forma de un amigo o familiar, así sus víctimas se confunden con el parecido y la lejanía, y lo siguen acudiendo a su llamado, para después perderse para en la selva para siempre.

También se dice del Chullachaqui, que no siempre toma la forma de “alguien conocido”, a veces se los puede ver vestidos con harapos y sombrero de paja, su rostro es arrugado, de nariz aguileña y orejas puntiagudas, suele medir poco menos de un metro y medio. Pero en lo que siempre coinciden sus descripciones es en su pie, que siempre es el de un animal de la selva, puede ser el de una tortuga, un sajino (cerdo salvaje de la selva peruana) o venado.

Se dice que si se logra ver un Chullachaqui, se debe tomar el rumbo opuesto, son muchas las historias en la que implican mucha gente desaparecida por sus engaños. Esta fascinante leyenda tiene mucho matices y contrastes, pero en lo que siempre coinciden es que esta criatura puede ser muy demoniaca y mala.

Te puede interesar

Escribe un comentario