El fantasma de Laplace

fantasma de Laplace

En una nota anterior empezamos a introducir algunos conceptos y elementos del mundo de los videojuegos relacionados con las temáticas de Destino y Tarot: fantasmas, profecías, terror y hechizos. Como siempre, los japoneses son los principales desarrolladores a la hora de ofrecernos un primer acercamiento al mundo del terror y lo esotérico en el videojuego. El entretenimiento digital y las historias de fantasmas ya en 1993 llamaban la atención con proyectos ambiciosos como El fantasma de Laplace.

Ambientado en un pueblo de Boston inspirado en la ciudad de Arkham de Lovecraft, estamos en 1920 y debemos investigar la extraña muerte de dos jóvenes en una extraña mansión. A medida que avanzamos junto a un grupo de investigadores y periodistas encontraremos fantasmas, demonios y antiguos artilugios de tortura que dan cuenta de un pasado tenebroso en la mansión.

Lo mejor del título, y que realmente nos recuerda a las mejores películas de terror, es su ambientación. Con un trabajo mucho más centrado en lo sobrenatural y en el diseño de escenarios terroríficos, las referencias a fantasmas, hechizos y elementos sobrenaturales del mundo real son menos que en otros juegos, pero al igual que las historias de Lovecraft, El fantasma de Laplace se convierte en un referente de esta forma de contar historias y acercar al usuario al mundo de las energías astrales y lo desconocido.

Te puede interesar

Escribe un comentario