El Garudá

El Garudá es una ave mitológica que es considerada tanto en el hinduismo como en el budismo, es considerado un semidiós. Casi siempre es representado por un águila gigante con cuerpo de hombre, de color dorado, cara de color blanco, pico grande de águila y grandes alas de color rojo. Se dice que es tan grande y poderoso que puede tapar al mismísimo sol.

Etimológicamente la palabra Garudá, vendría del idioma sánscrito, que significaría “devorador”, ya que era descrito como el devorador o devastador del fuego del sol. Pero en otras culturas este nombre se repite con otros sentidos que podrían tener asociación a esta criatura. El Hinduismo “Garuḍá” es el nombre del hijo de Krishná. También la palabra “garuḍá”,  es nombre del decimocuarto periodo kalpa  (período Cosmología Budista e Hindú). Y en religión yainista, “Garuḍá” es el nombre del sirviente del decimosexto arhat (en el Budimo es alguien que ha  ganado el entendimiento profundo).

En países como el Japón, Malasia, Indonesia y Tailandia, el Garudá es considerado la versión malaya u oriental del ave Fénix, ya que el Garudá también podría renacer de sus cenizas, como el ave Fénix. En Indonesia y Tailandia, el Garudá es considerado un símbolo nacional, inclusive aparece en el escudo nacional de Indonesia y en el de Tailandia ( a pesar que aparece en ambos escudos, la representaciones son distintas una de la otra), además de ser el símbolo de la  línea aérea nacional de Indonesia se llama Garudā Airlines.

En Japón es conocida como Karurá, y esta ave era quien se comía las serpientes enemigas de Buda, pero un príncipe le enseñó a ser vegetariano y este a ave revivió a todas las serpientes que se había comido.

Te puede interesar

Escribe un comentario