El Gato y las supersticiones

Los gatos son y serán, animales místicos por naturaleza, desde hace miles de años se cree que matar a un gato o a sus crías trae una mala suerte imposible de revertir, y que perseguirá a la persona durante años. Se dice que soñar con un gato es un presagio de tragedia o de llegada de tiempos malos para esa persona.

Además en algunas regiones de Estados Unidos se pensaba y aún se piensa, que si algún gato se acercaba a un difunto, una terrible desgracia caería sobre sus familias o amigos. Además en otros lugares del mundo, como Sicilia se le atribuía el poder de enfermar de mal de ojo a las personas, con solo mirarlas por unos pocos segundos.

Sin lugar a dudas los más polémicos y odiados son los gatos negros, para algunos, el hecho de que se crucen por su camino es símbolo de una gran felicidad futura, pero para otros significa la peor de las señales y son capaces de cruzarse de vereda, para evitar que un gato negro se les aparezca.

El gato negro

Existen lugares en que el encuentro de un gato negro camino de la iglesia el día de una boda da buena suerte, mientras que en otros es tomado como símbolo de futuras desgracias para los cónyuges.

Se dice que un gato negro es realmente un mal presagio si se cruza en el camino de una persona de derecha a izquierda. También se dice que deja de ser mal augurio si tiene un lunar o mancha blanca en alguna parte de su cuerpo. Según la ambigüedad de creencias que rodean al gato negro, lo muestran como símbolo de la divinidad, otros los tildan de ser mensajeros del demonio, lo que dio lugar a que en las supersticiones relacionadas con él se le considere representante de la mala o la buena suerte, según la circunstancia o lugar en que este aparezca.

Además se cree que el gato negro suele traer buena suerte en los juegos de azar y que para los amantes de esos juegos es conveniente tocar alguno antes de empezar a jugar. También se dice que tener un gato negro como mascota  de un hogar es símbolo de felicidad y buena fortuna.

Te puede interesar

Escribe un comentario