El Invunche

El Invunche o también conocido con los nombres de Machucho, Butamacho o Chivato (nombres en Chiloé); es una criatura que se desprende las mitologías Mapuche y Chilota respectivamente. Al Invunche se le describe como un ser humano con deformaciones, con la cabeza doblada hacia atrás, con las orejas, ojos, boca y nariz también torcidos, esta criatura anda con un solo pie, ya que tiene la otra pierna puesta detrás de la cabeza o nuca, también sus brazos y sus dedos son torcidos, este extraño ser no habla, solo emite sonidos y gruñidos desagradables al oído humano.

Cuenta la leyenda del Invunche que este ser es quien custodia la entrada a la Cueva de los brujos o calcus, también se dice que esta criatura fungía de consejero de los brujos de Chiloé, y que a pesar que no era un brujo, había adquirido muchos conocimientos en su estadía en dicha cueva.

Se dice que el Invunche solo se lo puede ver cuando sale de la cueva, y esto lo hace cuando es descubierta o va a ser destruida. Se dice que los brujos lo arriaban del lugar a latigazos, así el Invunche iría despidiendo gritos espeluznantes que asustarían a los habitantes de la zona, gritos que anunciaban desgracias y acontecimientos de mal augurio. También se dice que esta criatura salía en busca del alimento de los brujos.

Para la creación de un  Invunche los brujos secuestraban o compraban un niño primogénito y mediante un ritual los brujos convertían a este niño en esta horrible criatura, para tenerla a bajo sus órdenes. Este ritual empezaba con quebrarle una pierna y torcerla por detrás de su espalda, luego le aplicarían ungüentos mágicos que le endurecerían los huesos y para que no hablara le partían la lengua en dos como la de una serpiente, luego era alimentado con leche de gata y carne humana de niño, cuando crecían le daban carne de humano adulto.

Te puede interesar

Escribe un comentario