El “mal de ojo” mito o realidad?

Desde civilizaciones antiguas hasta nuestros días,  persiste  esta creencia en el común de la gente de la existencia del mal del ojo.

Culturas como las egipcias utilizaban amuletos de protección contra el mal de ojo, llamado el Ojo de Horus, el cual según la leyenda,  hacia bajar la vista del malvado, anulando su poder negativo.

Así mismo esta convicción se hizo presente en los pueblos antiguos propagándose hasta nuestros días en muchos lugares de Europa, Asia y América.

Según la creencia popular este mal, se produce por la mirada de envidia de una persona que mira a otra y le desea un mal. O por el contrario la mirada de una persona puede tener tanta energía acumulada que puede producir un daño sin la intención de hacerlo.

En ambos casos se produce el mal de ojo o aojamiento, que acarrea en la víctima todo tipo de desgracias e infortunios así como mala suerte y enfermedad.

Sin embargo en algunas culturas,  este mal produce enfermedad en especial en niños pequeños, los cuales para ser protegidos, se les coloca pulseras fabricadas con semillas de ojo de venado o chaquiras de color rojo y negro. En otros pueblos se les da la bendición  en señal de protección

Son muchos los síntomas que se relacionan con el mal de ojo, pero estos varían  según la cultura que se vincule con él. Por ejemplo en algunos lugares se cree que el mal de ojo se manifiesta con síntomas como cansancio, adormecimiento,  infecciones de los ojos severas, que terminan por enfermar a la persona. O por el contrario reveses económicos, unidos a enfermedad, problemas en el hogar y trabajo también son síntomas de “mal de ojo”

Surge la pregunta si será cierto esto? Pero también por qué existe esta creencia desde tiempos antiguos. Puede una persona enfermar a otra con solo mirarla? Puede causar daño físico en sus pertenencias y en su entorno con la sola mirada?

Quedan estas preguntas en el lugar de lo misterioso, pero quienes han padecido del mal de ojo aseguran que es una realidad.

Te puede interesar

Escribe un comentario