El misterio de la Bestia de Gévaudan

La Bestia de Gévaudan, es una criatura mitad humana y mitad animal antropófaga (come carne humana), que empezó a aparecer en la localidad de Lozère (centro de Francia) entre los años 1764 y 1767.

Esta bestia se le atribuyen la muerte de nada menos 13º campesinos de esta localidad, la mayoría de sus víctimas fueron niños y mujeres, las cuales fueron brutalmente asesinadas, encontradas en algunos casos sin cabeza y en pedazos. Las víctimas empezaron aparecer con mucha continuación tanto así que las autoridades de la época pusieron un precio por su cabeza, haciéndose popular los carteles con el dibujo de la bestia y una recompensa de 2700 francos.

Pero que o quien era esta salvaje bestia, las teorías como siempre en estas historias son muchas, pero en este caso la Bestia de Gévaudan, si existía y su rastro de terror y sangre era más que evidente. La identidad de la bestia desprendía varias suposiciones, una gran hiena, un lobo o un extraño híbrido animal, ya que los ataques brutales lo alejaban de cualquier animal común.

Su primera víctima fue el niño  de 14 años Jeane Boullet, 3 meses después le siguieron 2 niñas, 2 niños y una mujer, no pasó mucho para que las víctimas fueran apareciendo cada semana, y cada vez con más crueldad sangrienta, hecho que hizo dudar a los pobladores de que se tratara solamente de una bestia salvaje.

Una de los testigos que aseguró ver a la Bestia de Gévaudan, la describió del tamaño de un caballo, de pelo rojizo con rayas negras en los cuartos traseros y una cresta de pelos negros sobre la cabeza. A pesar de la gran recompensa puesta por su cabeza, los numerosos intectos por cazadores y caza recompensas no daban con la misteriosa bestia que ya tomaba matices fantásticos.

Pero tras casi 7 años de terror y 130 víctimas, un campesino armado dio muerte a la descomunal Bestia de Gévaudan, se dice que dicho campesino usó balas de plata para acabar con ella.

Te puede interesar

Escribe un comentario