El misterio de la Esfinge

La esfinge o también llamada Gran Esfinge de Guiza, es uno de los símbolos más importantes de la cultura egipcia, pero esta escultura conlleva es su historia más que un simple símbolo, tras ella se han tejido muchas historias y leyendas que la han llevado a ser una de los misterios más grandes de la humanidad.

La Gran Esfinge de Guiza está ubicada en la ribera occidental del río Nilo, en la ciudad que le da el nombre Guiza. Según los egiptólogos la esfinge fue construida en el siglo XXVI a. C., justo cuando reinaba IV de Egipto. Este impresionante monumento fue realizado con piedra caliza y tiene una altura de 20 metros, 57 metros de longitud y su rostro (la parte más representativa)  mide 5 metros. Se dice que esta esfinge representa al faraón Kefrén, aunque no se descarta que se tratara de un faraón menor anterior al propio Kefrén. La esfinge tiene un cuerpo de león y tiene una cabeza de persona, la esfinge alguna vez era colorida, con el cuerpo pintado de rojo, el turbante que lleva en amarillo y azul.

Se dice que la Gran Esfinge de Guiza fue construida como culto al faraón de turno, siendo algo así como una “imagen viviente“. Otra de las versiones es la que la esfinge servía de protector a la pirámide de Kefrén, pirámide que está detrás de esta escultura. También se ha relacionado la esfinge con el pueblo de Atlantidad, teoría defendida por vidente y psíquico estadounidense Edgar Cayce, quien sostiene que debajo de ella se encontraría una secreta Sala de los Archivos.

Como vemos la esfinge además de ser un fascinante monumento, conlleva muchos misterios y especulaciones que la hacen aún más maravillosa de lo que es, la ciencia no ha podido determinar concluyentemente ni siquiera la edad exacta, pero estamos seguros que se seguirá hablando de ella y sus misterios.

Te puede interesar

Escribe un comentario