El misterio del Súcubo

El Súcubo es la contraparte femenina de Íncubo, es una criatura demoniaca que tiene la forma de una bella mujer, esta leyenda al igual que la de Íncubo tiene origen en la Edad Media. El  Súcubo toma esta forma para seducir hombres mientras duermen, sobre todo jóvenes y religiosos, se introduce en los sueños en forma de una mujer muy atractiva y persuasiva. Este personaje tiene matices de una mujer vampiro.

El Súcubo tiene una apariencia variable, con la única constante: siempre es una mujer muy hermosa y sensual. Aunque se las describe siempre bellas, tienen una belleza demoniaca, algunas veces se les describe con alas, a algunos rasgos demoniacos como cuernos, cola, ojos de serpiente y hasta con una serpiente enrollada en el cuerpo. Otra de la constante  es, que siempre aparece desnuda, la víctima no la puede olvidar inclusive hasta despierto.

Lo súcubos no buscan engendrar, el motivo de sus acciones es la de quitar energía y vitalidad a sus víctimas, ya  que así se alimentan. Las víctimas después de un encuentro con un súcubo presentan deficiencias físicas y espirituales inclusive llegando hasta la muerte.

También existe la versión que el súcubo colecciona el semen de sus víctimas para así luego engendrar otras mujeres, de las cuales tendrán hijos que ellas manejara para acciones demoniacas. Y la última es la que utilizan el semen de sus víctimas para engendrar Íncubos (su contra parte masculina).

Existe un súcubo muy célebre que vive en el oriente llamada “um al duwayce”, ella aparece como una mujer bella y perfumada que vaga por el desierto, ella seduce a los hombres pero tiene la vagina dentada, así arranca el pene a sus víctimas y las deja morir en el desierto. Y la otra célebre Súcubo es Lilit, personaje de del folclore judío, y habría sido la primera esposa de Adán.

Te puede interesar

Escribe un comentario