El misterio de los colores

Todo a nuestro alrededor tiene color y es una impresión que recibimos constantemente y investigando sobre este tema, resulta que los estudiosos del color manifiestan que el color en si no existe, que lo que vemos en un objeto es un apreciación subjetiva, una sensación que se produce en respuesta a una estimulación de los ojos.

No podemos negarlo pero el color influye en nosotros en todos los aspectos de nuestra vida. Como por ejemplo en nuestra casa, la decoración de ella está impregnada del  colorido que nosotros hemos  escogido. Y estos colores influyen en nuestras emociones.

Nuestros estados de ánimo están relacionados con el color y la combinación que hacemos de ellos. Es así que colores fuertes como el rojo deberá ser usado moderadamente en aquellos sitios en los cuales  permanecemos más tiempo,   ya que este tono nos puede inducir a emociones fuertes que nos pueden llevar  a expresiones negativas.

El color se impregna en nosotros, su influencia es subliminal,  es tan sutil que no notamos su poder  en nuestras percepciones y en nuestra conducta

Los publicistas conocen muy bien lo que significa el color y el empleo de este para vender un producto, hacerlo más atractivo por medio del color, influyendo con esto a los futuros compradores. Así mismo los diseñadores de vestuarios y decoradores de interiores, saben que cuando la economía esta boyante los colores que van a la vanguardia son los colores más fuertes, alegres y llamativos. En caso contrario los colores son más conservadores y no tan llamativos.

 

Los colores como el naranja dan sensaciones de alegría,  de juventud,  de calidez,  de armonía. El rojo nos provoca  sensaciones de pasión, de sexualidad, nos origina calor, en exceso,  nos puede inducir a conductas negativas. En cambio el amarillo nos ocasiona  buen humor,  nos hace creativos y dinámicos. El azul es utilizado por su efecto calmante en la publicidad relacionada con la medicina es un color sedante e hipnótico. El blanco es el color de la paz, pureza , pulcritud, en culturas orientales es sinónimo de la vida eterna. El negro simboliza en nuestra cultura la muerte y el luto. Está relacionado con la tristeza, el dolor. Es un color que también expresa poder, misterio y elegancia.

Todos los colores como podemos ver comunican y transmiten algo, poseen un simbolismo que le es propio nos producen sensaciones y emociones que nos permiten ser expresadas a través de ellos.

Te puede interesar

Escribe un comentario