El misterio del Mar de Diablo

El Mar de Diablo o también conocido como el Triángulo del Dragón, se ubica en el Océano Pacífico alrededor de la isla Miyak aproximadamente a 100 metros de la ciudad de Tokio – Japón. Este “triángulo” tiene la fama muy parecida al del Triángulos de las Bermudas, debido a que esta zona también se le atribuye hundimientos de barcos, extrañas desapariciones, caída de aviones y demás mitos o leyendas que bordean lo fantástico y lindan con historias populares.

La fama del Mar de Diablo ha sido incrementada por los navegantes estadounidenses más que por los propios japoneses, ya que estos últimos no creen en las misteriosas historias. Entre los numerosos relatos de desapariciones y naufragios, se le suman  avistamientos de barcos fantasmas y OSNIs (Objetos Submarino no identificado). Otra de las versiones que envuelve al Mar de Diablo es la pérdida del tiempo, fenómeno en el cual el tiempo se detiene indeterminadamente.

La versión de Charles Berlitz

El escritor estadounidense de relatos fantásticos Charles Berlitz, escribió en el año 1989 un libro titulado “Triángulo del Dragón”, es este libro describe a esta zona japonés como muy peligrosa, también relata que en los años 1952 y 1954 la armada japonesa perdió 5 buques de guerra con los cuales desaparecieron un aproximado de 700 personas en estas naves. Inclusive el gobierno japonesa consternado por lo ocurrido, financió una expedición con 100 científicos para que estudiara dichas desapariciones, pero lamentablemente el barco con los científicos también desapareció sin dejar rastro alguno. Desde ese momento el gobierno japonés declaró al Mar del Diablo, como una zona extremadamente peligrosa.

Berlitz también nos relata en su libro varias desapariciones de barcos de pesca, y de un una misión de investigación hecha en la nave japonesa Myōjin-shō, la cual sólo se encontraron los restos. Hoy se transita por estas aguas pero no deja de ser respetada por algunos marinos que se niegan a transitar las aguas del Mar del Diablo.

Te puede interesar

Escribe un comentario