El mistico “Loto”

65

El Loto o padma en sánscrito y tibetano es uno de los ocho símbolos auspiciosos y una de las representaciones más conmovedoras de la enseñanza budista.

Las raíces de una flor de loto se hunden en el barro, el tallo crece a través del agua y la flor flota sobre ella disfrutando de la luz del sol, todo este patrón de crecimiento significa el progreso del alma, que nace a partir del barro primigenio (materialismo), a través de las aguas de la experiencia para desembocar en la luz del brillante astro rey.

Aunque hay otras plantas acuáticas que florecen por encima del agua, es sólo la flor de loto la que gracias a su fortaleza, se levanta regularmente entre ocho a doce pulgadas por encima de la superficie y de acuerdo con el Lalitavistara, "el espíritu del mejor de los hombres es impecable, como el loto en el agua lodosa que no se adhieran a él".

Según el budismo esotérico el corazón de los seres es como una flor de loto sin abrir, cuando las virtudes de Buda se desarrollan en ella, es cuando su apertura permite que Buda se siente en ella brindando iluminación.

El loto es una de los mejores símbolos del budismo que aparece en todo tipo de arte budista y en todas las culturas budistas, adornando a menudo telas, cerámicas, pinturas, esculturas y hasta en la arquitectura.

Cada deidad budista importante está asociada de alguna manera con la flor de loto, ya sea en posición de sentado sobre un loto en plena floración o sosteniéndolo en una de sus manos, así como en algunas imágenes de los Budas de pie, sobre cada pie descansa una flor de Loto.

El loto no crece en el Tíbet sin embargo suele aparecer con frecuencia en las deidades tibetanas y entre los ocho símbolos auspiciosos.

Imagen: Flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario