El Monasterio de Tatev

 

Esta hermosa abadía  fue construida en el Siglo IX, en la ciudad de Armenia situada en el suroeste de Rusia, entre el Mar Negro y el Mar Caspio, la cual limita al norte y al este con Georgia y Azerbaiyán y al sur y al oeste con Irán y Turquía.

En la Edad Media este convento fue un centro espiritual muy importante, ya que estaba ocupado por muchos monjes, los cuales a través de los años fueron creando un importante centro de estudios que se destaco en diferentes disciplinas de la ciencia, la religión, la filosofía las artes, la música  y la literatura

El  Monasterio, es una de las obras de arquitectura e ingeniería más especiales, este recinto religioso fue levantado a 1600 metros de altura en la parte superior de una colina del profundo desfiladero del rio Vorotan.

Lo mágico que se destaca de este recinto es la construcción de una pieza tecnológica que fue levantada en el año 904 de nuestra era. Su técnica constructiva hace que oscile ante movimientos telúricos o temblores provocados por estampidas de caballos, lo cual alertaba a sus moradores en esa época, de posibles invasiones de enemigos.

Esta pieza localizada en el exterior del Monasterio de Tatev, es un péndulo oscilante, cuya estructura de piedra de 8 metros de alto, que tiene forma de octaedro, con un complicado sistema de pesos y contrapesos incorporados a su parte inferior, hace que vibre de lado a lado ante el menor movimiento de tierra.

Una leyenda cuenta que el constructor de esta obra, cuando hubo terminado, tomo dos trozos de piedra y pidió a Dios para que le diera alas. Según la leyenda el deseo le fue concedido y voló lejos. La palabra tatev significa “dar alas “en el idioma armenio.

Te puede interesar

Escribe un comentario