El Muqui

El muqui o muki es un ser fantástico que habita en los andes, que pertenece a la mitología de Bolivia y Perú. Es considerado el “duende de las minas”, ya que habita en las profundidades de las minas y es considerado un minero.

El muki debe su nombre al vocablo quechua “murik” que significa “el que asfixia” o “ahorcar”, aunque también se le da acepción de “húmedo”, por eso que asocian al muqui con los lugares donde hay agua.  El muqui es el equivalente a un duende, no mide más de 50 centímetros, de cuerpo fornido, su cuerpo está unida al tronco carece de cuello, su cabello es rubio dorado y su rostro es colorado, es de piel blanca, a veces lleva barba  y tiene la apariencia de un pequeño minero, incluso lleva un casco de minero. En algunas leyendas se dice que lleva pequeños cuernos  con los que rompe las rocas en las minas, también se dice que tiene orejas puntiagudas

El muqui habita en lugares desolados y desérticos, las leyendas cuentan que los muquis se llevan a los niños perdidos. También se dice que la única forma de espantar un muqui es pegándole con una correa con mucha fuerza.

Las leyendas cuentan que los muquis se dejan ver en los socavones de las minas, vistiendo de poncho de lana de vicuña, botas de minero  y una lámpara de carburo. Muy similar a un pequeño minero. El muqui suele andar solo, aunque algunas veces se le puede ver en pequeños grupos. Otra de las características de los muquis es que no envejecen y que tienen el don de la invisibilidad, el cual usan a su antojo apareciendo y desapareciendo del ojo humano. El muqui se proclama el dueño de la mina y le disgusta que no crean en él ni que lo molesten. Así como los duendes, con el muqui se puede lograr pactos, de los cuales se puede enriquecer quien lo logre.

Te puede interesar

Escribe un comentario