El poder de los chamanes y su educación

Siempre creí que los chamanes provienen  de  Norte, Centro y Sur América, que ocupan un sitio de poder,  en lugares poco accesibles a la civilización de estos sitios geográficos.  Investigando  acerca de ellos,  encuentro que su palabra de origen ancestral, viene del sánscrito por mediación chino – budista  y  significa “el sabio”.

El poder del chaman está en que han encontrado,  a través de un conocimiento trasmitido por sus mayores,  la puerta para entrar en el mundo de los espíritus y esta comunicación le permite ayudar a otros y ayudarse a sí mismo y además acceder a un conocimiento que el común de las personas no tenemos .

Es así que el chaman puede penetrar en el conocimiento de la naturaleza, del poder curativo de las plantas y con ellas curar enfermedades, descubrir el por qué de ellas en su medio. Por su conocimiento ancestral pueden entrar en estados alterados de consciencia, esta enseñanza  le ha sido trasmitida  en forma oral y a través de la experiencia con ellos.

El aprendizaje del niño chaman es el producto de largos años, de una educación muy estricta que se inicia en su infancia cuando es escogido por el chaman mayor, para trasmitirle su conocimiento. Este aprendizaje se inicia tal vez a los tres o cuatro años y que se prolonga hasta los veinte o veinticinco años o aún más. Comienza para este niño un camino de iniciación, que no es fácil ni para el niño ni para su familia biológica ya que ésta debe entregarlo para su educación como chaman. El niño es llevado a un lugar solitario en las montañas, donde de ahí en adelante estará bajo el cuidado y educación de su maestro.

La enseñanza de este niño consistirá en lecciones de observación del medio natural, del conocimiento de las plantas, su uso,  la aplicación de ellas en la cura de enfermedades de los animales, su conducta y todo lo relacionado con la caza y la pesca. Esta educación abarca también el mundo imperceptible a simple vista y el conocimiento abstracto, que lo llevará a un equilibrio con el entorno y consigo mismo.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario