El Sufismo el camino del amor o del corazón

 

El sufismo no es una religión, es una práctica mística, que puede ser practicada por cualquier religión.

Los sufís enseñan que es el corazón de la religión y ninguna fe o creencia es cuestionada y cada practicante puede seguir su propio credo, iglesia o religión

Hace muchísimos años la palabra “Sufí” era usada por los místicos de la época. Y eran llamados “Sufís”, los que usaban ropa gruesa de lana, en señal de misticismo y penitencia. También recibían este nombre los que meditaban en aislamiento y practicaban ritos religiosos en los que permanentemente pronunciaban el nombre de Dios.

El misticismo Sufí está basado en ser Uno con Dios y lo creado por él. Conocer la Realidad Absoluta, no a través  de la lógica y de la demostración, sino la verdad en sí misma, que solo se puede tener acceso a ella por medio de la iluminación, la meditación y la  contemplación. Este conocimiento solo se puede alcanzar con el “ojo del corazón”.

El ego o yo dominante tiraniza y ejerce un control en la conducta y pensamiento. En consecuencia las decisiones que se toman bajo este ego,  no pueden ser puras, ni sanas ni desinteresadas y por lo tanto no puede ser ni correcto ni justo su proceder. El conocimiento, el conocedor y lo conocido son  comprendidos  como uno solo.

En el sufismo no existen posiciones jerárquicas. Cuando se reúnen varios sufís, el más avanzado,  enseña si esa es su misión, y él sabe perfectamente si lo es o no y los que están cerca de él también lo saben.

Surge así espontáneamente el papel del maestro, del que enseña, al que se respeta y se obedece y ante todo se ama porque no muestra un ideal. El maestro es un sufí que ha afinado sus sentidos físicos su percepción del mundo y se ha hecho Uno con él y de manera especial el amor brota sin reservas ya que este ser ha adquirido y desarrollado en sí mismo sentidos superiores que están latentes en todos nosotros.

Te puede interesar

Escribe un comentario