En donde está escondido el tesoro de la felicidad?

Vivimos buscando la felicidad  y para esto recurrimos a muchas cosas, las cuales creemos nos van a dar la dicha y el bienestar que ansiosamente anhelamos.

Es así que podemos tener confort, fortuna, abundancia, tener bienestar físico, estar rodeados de todo lo que posiblemente nos daría alegría y felicidad y sin embargo nos sentimos desdichados.

Buscamos la felicidad en cosas exteriores como la droga el alcohol, en la  compra  desmedida de  cosas que no necesitamos , colocamos nuestras expectativas de felicidad en amores que nos hacen daño y esto en lugar de proporcionarnos lo que buscamos , desemboca en nosotros en emociones que nos arrastran a la desgracia.

En donde está escondido el tesoro de la felicidad? Se han realizado investigaciones a nivel científico a cerca del comportamiento a nivel cerebral de lo que biológicamente es la felicidad, éste tipo de investigación se ha realizado por vario años y la figura que se ha prestado para este tipo de exploración es Matthieu Ricard, quien ha sido nombrado por especialistas en neurociencia afectiva como “el hombre más feliz de la Tierra”, quien abandono su notable carrera como biólogo molecular y se hizo monje budista.

Su trabajo interior y toda la experiencia que ha vivido y que lo ha llevado a lograr la mayor felicidad que un ser humano pueda lograr en nuestro planeta. Dice,  la felicidad está en pensar vivir y trabajar para los demás y dejar de pensar solo en nosotros mismos. En sus escritos ha manifestado que  el problema es que nuestras manifestaciones negativas  hacia las otras personas, hacia los que nos rodean,  por lo general son injustas,  ya que nosotros las hemos creado e imaginado en nuestra mente, como respuestas  de nuestras  propias frustraciones. El considera que este es uno de los impulsos que debemos controlar si queremos ser felices. Este es el tesoro que está escondido en lo más profundo de cada ser humano. Será necesario practicarlo e interesarnos en los demás, no en bienes materiales, poder o belleza. Este monje budista manifiesta que cuando lleguemos al final de nuestro viaje y logramos la serenidad que nos lleva a la dicha sentiremos los mismo que los pájaros cuando son liberados de su jaula.

Te puede interesar

Escribe un comentario