¿Eres de los que evitas o de los que ayudas a las personas negativas? (III)

Negative

Hoy termino con esta serie de posts sobre las personas negativas. El último día hablábamos sobre qué hacer cuando estas personas negativas formaban parte de nuestro entorno más cercano: familia, pareja, etc. Los sentimientos son algo difícil de controlar y de ahí que algunas de esas personas positivas recurran a intentar ayudar a los negativos a salir de su espiral destructiva.

También hay que diferenciar a las personas con una mala racha de las personas negativas. Alguien que ha sido víctima de una mala circunstancia y que está pasando por un mal momento no tiene nada que ver con las personas negativas. Una persona que atraviesa una mala racha siempre entenderá y agradecerá el ánimo que le brindes. Los negativos son los que, sin haber nacido desafortunados, acaban atrayendo las desgracias a su vida gracias a su comportamiento destructivo, su mal karma, consiguiendo que toda esa negatividad acabe salpicando a las personas que le rodean.

Al igual que un resfriado se pega -hasta un bostezo es contagioso-, un estado de ánimo también puede acabar siendo igual de tóxico que un virus. Todo el mundo es susceptible a los estados de ánimo de las personas que les rodean, y aún más cuando esas personas comparten tiempo con nosotros -y eso sin tener en cuenta cuando son cercanos-, es por eso que mucha gente aconseje apartarse de esas personas negativas.

Te puede interesar

Escribe un comentario