Escépticos frente al caso de Roland Doe

Mark Opsasnick

Mark Opsasnick

Lo mejor de tratar una historia tan conocida como la de la posesión de Roland Doe -el caso que sirvió de inspiración para el libro de ‘El Exorcista’- era poder conocer las dos versiones. Toda historia tiene dos versiones, dos explicaciones y, casi siempre, suelen ser diferentes. La posesión y exorcismo de Roland Doe también cuenta con esas dos versiones.

El autor Mark Opsasnick estuvo investigado los eventos sobre el caso de Roland Doe, contactando con algunos de los involucrados y personas cercanas a Roland y su familia. Opsasnick logró contactar con el Padre Halloran, otros sacerdotes de la parroquia y con una fuente del hospital en el que se llevó a cabo el exorcismo. Los únicos con los que no pudo hablar fueron Roland y su familia. Opsasnick habló de “contradicciones” en los testimonios, como el hecho de que el Padre Halloran admitiera que Roland podría haber imitado las palabras en latín que habría escuchado durante los rituales, quedado eso muy lejos de la suposición de “hablar lenguas sin tener ningún conocimiento de esta”.

Opsasnick también aseguró haber encontrado evidencias sobre que el sacerdote Edward Hughes no llegó a exorcizar a Roland, ni de la lesión que supuestamente el niño le había provocado durante el exorcismo. Un amigo de Roland llegó a decir que los sucesos sobrenaturales habían sido exagerados y que todo lo que había ocurrido, desde los escupitajos hasta las vibraciones de la cama, podían ser explicados de manera lógica. El escéptico Joe Nickell llegaba más allá en sus afirmaciones, asegurando que “simplemente no hay evidencia creíble que sugiera que el chico haya sido poseído por demonios o espíritus malignos” y afirmando que “una posesión puede ser infantilmente simple de falsear”.

Te puede interesar

Escribe un comentario