Un fenómeno misterioso llamado Estigma

Dicho fenómeno está relacionado y se ha manifestado  en personas a las cuales les aparecen marcas en su cuerpo llamadas estigmas, similares a las que presentó Cristo cuando vivió el viacrucis y crucifixión  las cuales fueron las que finalmente lo llevaron a su muerte. Las personas que tienen huellas en su cuerpo de heridas similares a las que vivió  Jesús, son seres que tiene una vida religiosa muy intensa y que por lo general viven en estados meditativos  y de éxtasis,  que los han llevado a ser portadores de este gran misterio. La iglesia y la ciencia han aceptado a través de la historia,  algunos casos de personas que presenta en su cuerpo estos estigmas, tal es el caso de San Francisco de Asís, que  fue la primera persona que presento en momento de éxtasi,  las mismas heridas de Cristo en costado, pies y manos y estos estigmas lo acompañaron hasta el momento de su muerte. Otro caso extraño pero cierto,  fue el del Padre Pio quien en 1915,  en estado de meditación y éxtasis presento en pies , manos y costados los estigmas hasta el momento de su muerte en 1968.

La Iglesia no acepta con facilidad estos hechos señalados como misteriosos y milagrosos,  para hacerlo deben  reunirse muchos estudios  en especial los relacionados con la medicina, la psicología y el estado mental de los estigmatizados,  para que se den  estas circunstancias,  se debe reunir inicialmente una serie de requisitos para que  el estudio sea calificado como  un caso de Estigma.

Entre los muchos requisitos señalaremos los más relevantes. Primero que todo,  las causas de estas marcas no pueden ser por causas naturales, es decir por una enfermedad u otro síntoma relacionado con ella. Las llagas deben aparecer espontáneamente en el cuerpo de la persona y así mismo deberán desaparecer y estar relacionadas con las cinco llagas de Cristo, la sangre y las heridas deben ser manifiestas  y no tener cicatrización,  ni siquiera cuando son curadas. Permanecen inalterables durante años, manifestándose en contravía a las leyes naturales.

Los científicos que han sido testigos de estos hechos consideran su veracidad aun cuando no pueden conocer médicamente que los produce ni el motivo de su presencia.

Te puede interesar

Escribe un comentario