My Haunted House: “Quiere a la niña” (será un bebé precioso)

My haunted house

Jen no se podía quitar de la cabeza lo que había ocurrido con el párroco. Intentó llamarle por teléfono en varias ocasiones, pero le colgaban el teléfono. ¿Qué le había pasado? Sumar esta duda a la soledad era algo que cada vez soportaba menos. El trabajo de Joel empezaba a pesar demasiado a Jen. Las noches eran eternas. Una de esas noches que salía a nadar, al sacar la cabeza del agua se dio de bruces con otra mujer. El susto fue mortal. ¿Quién es esa mujer? Jen dejó de salir a nadar.

Jen preparaba una infusión antes de irse a dormir. Ya con la infusión en la mano, la cucharilla se caía al suelo. Al agacharse para recogerla, Jen encontró unas huellas que venían de la piscina y subían al piso de arriba. Eran huellas pequeñas. Jen no pudo evitar comenzar a seguir las huellas. Las escaleras y todo el piso de arriba tenía suelo de moqueta. La moqueta estaba ahora completamente encharcada. Jen estaba sola en casa. No tenía sentido todo lo que estaba pasando. Una vez arriba, Jen se agachó para volver a tocar la moqueta. Al agacharse, vio cómo alguien pasaba por delante de la habitación del bebé.

El pánico de Jen hizo que se diese la vuelta y se encerrase en su habitación. Con un cuchillo con el que se sentía más estúpida que protegida alcanzó a quedarse dormida. Era de madrugada cuando sintió que una mano le acariciaba el pelo. Quizás Joel habría vuelto por fin del trabajo y ahora podría descansar. Una voz de mujer le dijo al oído: “Será un bebé precioso”. La persona que le acababa de acariciar el pelo no era Joel. Jen estuvo cuatro días sin dormir.

Más información – My Haunted House: “Quiere a la niña” (bendiga mi casa)

Te puede interesar

Escribe un comentario