A Haunting: Poseída (“debes bendecir tu casa”)

Haunting

Mary contaba con un buen montón de años de investigaciones paranormales de todo tipo, por lo que escuchar una amenaza a través de un EVP no era algo que le hiciese morirse del miedo. El susto existía, igual que la amenaza, pero todavía podía recurrir a alguien más. Una persona que había sido su mentor desde que ella quisiese comenzar con todo el asunto de ser investigadora de lo paranormal: Jeff.

Mary, aún con Karen, las dos asustadas, agarró el teléfono y llamó directamente a Jeff para contarle lo que acababa de escuchar. Mary también aprovechó para contarle todo desde el principio. El granero, el altillo, las velas negras, en pentagrama y el cráneo de carnero colgando del techo. Jeff le dijo que no se preocupase. Muchos grupos satánicos jugaban a querer “abrir puertas”, pero muchos de esos grupos no tienen ni el conocimiento ni el poder suficiente como para poder llegar a más de eso. Jeff recomendó a Mary que se pusiera en contacto con un sacerdote para que fuese a su casa y les bendijese a todos. Una vez que la casa y sus habitantes estuviesen bendecidos, sólo sería cuestión de esperar y ver si aún pudiera ocurrir algún otro tipo de acción.

Más información – A Haunting: Poseída (“ahora tu Dios no podrá salvarte”)

Te puede interesar

Escribe un comentario