A Haunting: Poseída (la habitación de Josh)

A haunting

Mary venía de una familia creyente. En su misma casa guardaba unos crucifijos, los mismos que sacó y repartió por toda la casa. Pero una nueva noticia tuvo que frenar todo el asunto de la investigación para Mary: su madre había sido ingresada en el hospital por un grave problema respiratorio.

Con el paso de los días, la salud de la madre de Mary volvió a recuperar la normalidad. En un par de días podría volver a hacer su vida de siempre. Ahora era Mary la que necesitaba descansar un poco. Esa misma noche, mientras Jeff ya dormía, Mary quiso ponerse al día con los emails de todos los clientes que requerían sus servicios como investigadora de lo paranormal. Les explicó uno a uno que, por motivos de la salud de su madre, iba a tener que retrasar las investigaciones durante unos días.

Una vez terminó con los emails, Mary fue directa a la cama. Se estaba quedando dormida cuando un ruido le despertó. Era el sonido de un gruñido, como de un cerdo, y sonaba muy cerca. ¿De dónde salía ese ruido que cada vez sonaba más fuerte? Mary se dio cuenta que el gruñido parecía venir de la habitación de Josh. Se levantó y fue corriendo para comprobar que su hijo estuviese bien. Abrió su puerta con cuidado, asomó la cabeza y allí vio a Josh, tumbado en su cama, completamente dormido. No era hora de intentar averiguar nada más. Sólo se sentó junto a la cama de su hijo y allí esperó hasta que amaneciese.

Más información – A Haunting: Poseída (“debes bendecir tu casa”)

Te puede interesar

Escribe un comentario