A Haunting: Poseída (Mary, investigadora paranormal)

Haunting

Mary tenía dos pasiones en su vida. Dos pasiones que jamás podría mezclar. Dos pasiones que siempre actuaban como agua y aceite y que ya tenía más que aceptado que siempre serían así: su hijo Josh y su otra vida como investigadora de lo paranormal. Mary trabajaba en grupo con otras dos personas más en su equipo. Además no eran un grupo de principiantes. Siempre acudían a las llamadas con todos sus aparatos, medidores, cámaras, todo lo que pudiese ayudar a aportar alguna respuesta a esa gente que llamaba en busca de una explicación.

Fue a raíz de una de esas llamadas donde todo comenzaba. En un terreno abandonado que había estado a la venta por mucho tiempo, había un granero en el que se habían encontrado objetos sospechosos y del que algunas personas del lugar habían dicho que se veía movimiento por las noches. El terreno había encontrado por fin un comprador, pero el vendedor quiso asegurarse su venta enviando a un grupo de investigadores de lo paranormal que pudiese confirmarle que allí no había problema alguno.

Mary y su equipo llegaron al granero. Sacaron sus herramientas y comenzaron la investigación. Mary subió a la parte de arriba del granero, conectó una grabadora digital en la que intentar captar EVP’s. Algo le decía que todo se concentraba allí arriba.

Más información – My Haunted House: “Quiere a la niña” (¿quién vivió aquí?)

Te puede interesar

Escribe un comentario