Historia del Tarot (II)

52

En la distintas culturas las cartas del Tarot siempre se encontraron envueltas en un halo de misticismo y magia, así como aquel que las maneja o tarotista, ha sido considerado como un ser especial en las épocas antiguas, gozando de un prestigio o respeto muy importante, llegando a formar parte de las realezas, que constantemente requerían de sus servicios.

Las primeras cartas del Tarot fueron llamadas “Trionfi” en italiano, cuya traducción es "Triunfo", por ello es fácil hacer la conexión entre los desfiles alegóricos y el entretenimiento que se convirtió en arte, para luego como formas de expresión con el tiempo evolucionaron en las cartas del Tarot como llegan a nuestros días, sin embargo, todavía existe el debate persistente sobre los inicios del Tarot.

El origen del Tarot ha sido catalogado por muchos como oscuro, así como también fascinante e intrigante, pero algo no se puede negar, y es que se han mantenido vigentes a través de los tiempos, ya que en la actualidad, la humanidad sigue creyendo en la magia de la vida y sus misterios, dos condiciones que reúnen las cartas del Tarot.

Ya sea que su origen fuera en Egipto, China o Persia o si han nacido de la raza gitana, gnóstica, cabalística u otras culturas, su permanencia y evolución es indiscutible, como un verdadero instrumento predictivo, que puede ayudar a la convivencia y desarrollo humano, anticipándose a los hechos que puedan entorpecer estas dos condiciones.

Pero su historia es tan importante como su presente o su futuro y esto es un hecho muy claro, porque representan instrumentos del destino y ésta ha sido y será por siempre; el máximo misterio de la humanidad.

Imagen: Flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario