Iniciación a la predicción con naipes españoles (Parte 2)

 

sota o valet

Muchas son las formas de echar las cartas, tantas como naipes tiene la baraja española, esto se debe a que en España muchas civilizaciones se dieron cita y cada una fue confiriéndole al naipe parte de su propia historia, de su cultura, sus temores y sus esperanzas.

Al momento de echar las cartas lo fundamental es encontrarse en un estado receptivo, si no lo estamos es mejor dejarlo para otro momento porque no podremos hacer que las cartas hablen, no podremos interpretar correctamente su mensaje y no es honesto para con nuestro consultante ni para nosotros mismos.

Esto es muy importante: las cartas deben hablarnos.

Debemos respetar y concentrarnos en la lectura de los naipes como única manera de ayudarnos y de ayudar a los demás.

La cartomancia es algo muy serio, nos llega desde el pasado más remoto del hombre cargada de todo el simbolismo de los tiempos y de las angustias que nos aquejan desde siempre.

Lo primero que debemos saber es que el maso de naipes que utilizamos para echar la suerte sólo debe ser utilizado para esos fines. El mismo debe ser nuevo e inmediatamente que es comprado debe envolverse en un paño oscuro (yo particularmente prefiero el rojo oscuro) para protegerlo de vibraciones negativas y también de las positivas. No debe ser tocado por nadie más que por nosotros ya que así mantendrá nuestra aura personal.

Debemos barajar nosotros mismos y pedirle al consultante que corte el maso, lentamente y concentrado en el tema que desea conocer, con su mano izquierda considerada la mano que simboliza su subconsciente y su espiritualidad.

Veamos cuáles son los métodos de echar las cartas más utilizados:

Cruz Simple, esta lectura es una más de las sencillas y, según mi parecer, con la que conviene iniciarse y familiarizarse en la lectura de naipes españoles. Luego que el consultante corta el maso, distribuimos sobre la mesa cuatro naipes, izquierda, derecha, arriba y abajo. Significado de cada posición desde nuestra perspectiva:

Izquierda: nos dice cuál es el estado anímico del consultante en ese mismo momento, cuál es su situación.

Derecha: nos dice qué está rodeando al consultante, cuáles son las cosas que lo rodean y de qué manera lo influyen.

Arriba: nos dice cuál es el sentimiento que invade al consultante, qué está ocurriendo en su interior.

Abajo: nos dice, finalmente, cuál será el desenlace, el destino y la solución al problema que amerita la consulta. (Continuará)

Te puede interesar

Escribe un comentario