Internet y los amuletos caseros

Tarot

Que levante la mano quien no haya tenido alguna vez la curiosidad de buscar el Internet la solución a algún tipo de problemilla a base de amuletos caseros. No veo muchas manos levantadas. Tanto si eres supersticioso, como si buscas el amor imposible o si sólo buscas protegerte de alguien sospechoso que te mira mal, Internet se ha convertido en el lugar ideal al que ir a buscar soluciones al alcance de cualquier mano. Total… el no ya lo tenemos y, como se suele decir, “por probar…”.

Pero aunque estos amuletos sean “caseros” y casi cualquiera pueda realizarlos sin problema alguno, tenemos soluciones de todos los colores y gustos, desde la más fácil y confiada a la más… curiosa. Algunos de estos amuletos vienen de costumbres del siglo pasado y de ahí que puedan sonar un poco más estridentes.

Los amuletos contra los males de ojo siempre han estado a la orden del día. Prevenir nunca viene mal y más cuando sabemos que estamos andando cerca de envidias y demás asuntos que no traen nada bueno. Hoy es raro no conocer, por ejemplo, la Cruz de Caravaca, de los amuletos contra el mal de ojo más conocidos. Pero también se puede recurrir a amuletos hechos en casa. Soluciones como la cinta de color rojo en la muñeca, tanto en bebés como en personas adultas, es algo que hoy todavía se ve. Hay gente que prefiere cambiar la cinta por el hilo o la lana, obviamente de color rojo, y así hacerse el amuleto de tipo pulsera.

La solución de la cinta roja dista una barbaridad de aquella a la que se recurría siglos atrás. Si nos fuésemos un buen montón de años hacia atrás, y tratándose también de buscar el evitar males de ojo en bebés, el amuleto consistiría en guardar un trozo del cordón umbilical del bebé en una bolsita que se mantendría atada o en la cuna o en la misma ropa. Este último amuleto era habitual aquí en España hasta principio del siglo pasado.

Te puede interesar

Escribe un comentario