Kali (parte II)

Kali y Shivá

Gran parte de la importancia de Kali, se debe a la llegada de Shivá. A Kali se le describe como salvaje, sangrienta e irrefrenable  y a Shivá como el único que puede detenerla, recordemos que Kali es una de sus consortes pero en una versión ya transformada. Pero a pesar de esto, siempre vemos según sus diversas iconografías a Kali sobre el cuerpo de Shivá, en muchas casos bailando no con él sino sobre él.

Kali en el Tantra

A Kali en el tantra se le considera una importante figura, ya sea por su naturaleza oscura o por su relación con a Shivá. Para el tantra era mejor abordar su lado maternal y benevolente, que su lado terrorífico cercano a la muerte. Haciendo un símil con una moneda, la que tiene dos lados, uno bueno y uno malo, uno de vida y otro de muerte. En muchos textos tántricos se le da a Kali mucha sabiduría, con un profundo significado metafísico.

En el Nirvana-tantra hay una representación de lo que llaman “trimurti” (tres deidades), que serían: Brahmá, Visnú y Shivá, las cuales aparecen y desaparecen en ella, de cómo si se tratara de burbujas del mar.

Kali y el Shaktismo

El en el Shaktismo es vista a Kali como una  “Gran Diosa Madre”, libre de toda maldad y todo tipo de violencia que se le pueda asociar con otras ramas del hinduismo. En todo caso se muestra la naturaleza ambivalente de Kali, siendo un ser más dual.

Kali ha sido la imagen de muy utilizado por la cultura popular, quizá más por su aspecto físico, que por lo que representa espiritualmente. Una diosa poderosa con cabezas colgadas de la cintura, dotada de 10 brazos, collar de esqueletos humanos y una expresión desafiante, es sin duda un personaje muy rico para ser utilizado en la literatura, cine y arte popular.

Te puede interesar

Escribe un comentario