La casa de Lizzie Borden (II)

Lizzie Borden

Todas las casas esconden algún secreto, todas las familias esconden algún secreto, haciendo que la casa quede impregnada de cada vivencia, buen y mal momento allí ocurrido. Lo que la dueña del ahora llamado ‘Lizzie Borden Bed & Breakfast’ quería saber era precisamente eso: qué secretos escondía la casa.

Ella quería respuestas, ella obtuvo respuestas, y por su cara parece que no terminaron de gustarle. Amy Allen (The Dead Files) fue la médium encargada de revelar lo que había ocurrido en esa casa, aparte de los crímenes. ¿Había sido Lizzie la autora de los crímenes? Y si había sido ella, ¿qué la había llevado a cometer tan tremenda atrocidad?

Lo que contó Amy tenía todo el sentido. Amy habló de un Andrew Borden amargado, que golpeaba a su familia y que abusaba de sus hijas. También habló sobre esa Abby Borden que sabía lo que su marido hacía con sus hijas y que optaba por callar y actuar como si nada pasase. Ese pudo ser el móvil del crimen. Siempre se dijo que el motivo de los crímenes podía haber sido el dinero de una herencia, pero casi que se siente cómo cierra la historia con este otro móvil: Lizzie Borden mató a su padre por abusar de ella y a su madre por permitirlo. Hoy son las almas de Andrew y Lizzie las que se pasean por la casa. Mr. Borden va de habitación en habitación intentando controlar todo lo que ocurre en la casa, mientras que Lizzie grita toda la locura que guardó durante años y que ahora explota frente a los clientes del bed and breakfast que acuden en busca de experiencias paranormales.

Te puede interesar

Escribe un comentario