La cura con amor, Ho”oponopono

Esta técnica ancestral hawaiana llamada ho”oponopono, basada en las tradiciones y creencias de allí , fue descubierta por el Dr. Ihaleakala Hee Len, y la aplico por primera vez trabajando en el Hospital Estatal de Hawai, durante cuatro años, a enfermos criminales peligrosos.

La forma en que el  Dr. Leen trabajo con estos pacientes fue realmente misteriosa y milagrosa ya que él,  inicio su terapia  en una oficina solo y comenzó a estudiar la historia clínica de cada uno de ellos. Al ser interrogado al respecto el manifestó que debía trabajar sobre sí mismo y al cabo de un tiempo los  pacientes comenzaron a mejorar.

Los resultados obtenidos con la Terapia del Dr. Leen, tuvo como respuesta que a algunos pacientes les fue reducida la medicación, porque ya no necesitaban dosis tan altas. Otros que por su peligrosidad no hubieran salido de allí nunca y sin embargo su actitud y su estado mental mejoraron a tal punto que fueron dados de alta. Hoy en día ese pabellón  fue cerrado, ante la ausencia de estos pacientes.

Cómo lo hizo el Dr. Leen? El dio a conocer,  que simplemente  se estaba sanando a sí mismo. Sanaba la parte de sí mismo,  que había creado las enfermedades de ellos. “Somos responsables de todo lo que está  presente en nuestra vida. Si se asume la total responsabilidad de todo, sin excluir nada,  lo que se escucha, se dice, se ve, se siente o se experimenta, es decir los crímenes que ejecuta una persona, los actos voluntarios o involuntarios, situaciones mundiales de paz o guerra, es mi problema y no está afuera sino dentro de mí. Son proyecciones que salen de mi interior y yo debo sanarlas. Si deseo curar un criminal debo primero curarme a mí mismo.

Qué hacia el Dr. Leen mientras miraba las historia clínicas de estos pacientes?

El dice que simplemente les decía “Lo siento” y “Te amo” y lo repetía una y otra vez. Porque el perdón y el amor nacen de uno mismo y al proyectarse estos sentimientos se produce una energía que fluye y se comunica con el otro a quien quiero sanar. Al perdonarme a mí mismo nace en mi la misericordia y el amor que puedo proyectar a los otros.

Sería interesante que usted lector, experimentara con estas palabras para mejorar cualquier situación en su vida  y saber si es verdad o no este mensaje del Dr. Leen

Te puede interesar

Escribe un comentario